Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

martes, 31 de diciembre de 2013

OSHO. EL JUEGO DE LA VIDA. XIV INTEGRACIÓN.

En el centro mismo de tu ser estás integrado; si no fuera así no podrías existir en absoluto.¿Cómo podrías existir sin un centro?

La integración no tiene que ver con el "devenir o llegar a ser". De hecho todos los esfuerzos por "llegar a ser" producen desintegración.
La integración ya está allí, en el núcleo más profundo de tu ser, no tiene que ser traída de fuera. (..). El carro de bueyes se mueve, la rueda se mueve porque hay un centro inmóvil sobre el cual gira. 
Estás vivo, estás respirando, eres consciente, la vida se está moviendo, de modo que la rueda de la vida tiene que tener un centro. Puede que no seas consciente de él pero está allí. (..)
Ya estás integrado. No en la periferia: en la periferia hay mucho torbellino. Estás fragmentado en la periferia. Muévete hacia adentro, y cuando más profundo entres, más descubrirás que estás integrado. Hay un punto, en el santuario más interno de tu ser, donde encuentras repentinamente que eres una unidad, una unidad absoluta.