Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

viernes, 27 de diciembre de 2013

A LOS PIES DEL MAESTRO.

...Guárdate asimismo de ciertos pequeños deseos que son comunes en la vida diaria. Nunca desees figurar, ni parecer inteligente.
No desees hablar. Bien está hablar poco, mejor aún callar del todo, a menos que estés perfectamente seguro de que lo que vas a decir es verdadero, bueno y útil. Si lo que vas a decir no reúne estos requisitos, calla.
Gran parte de la conversación usual es frívola e inútil y si además cae en la murmuración, se vuelve maligna.
Acostúmbrate pues a escuchar antes de hablar, no des tus opiniones si no se te piden directamente...