Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

sábado, 26 de octubre de 2013

CODA. REFLEXIONES DIARIAS.

Octubre 24
Abrámonos al amor
Abrámonos al amor que está a nuestra disposición.
No tenemos por qué limitar nuestras fuentes de amor.
Dios y el universo tienen cantidad ilimitada de lo que necesitamos, incluyendo amor.
Cuando estemos abiertos a recibir amor, 
empezaremos a recibirlo.
Éste puede provenir de lugares sorprendentes, como nuestro interior. Estaremos abiertos al amor y conscientes del amor que está y ha
estado ahí siempre para nosotros.
 Sentiremos y apreciaremos el amor
de los amigos. Nos percataremos del amor que nos vienen de nuestra familia y lo disfrutaremos.
Estaremos listos para recibir amor también en nuestras relaciones amorosas especiales. No tenemos por qué aceptar el amor de gente que no es segura, gente que nos podría explotar o con la que no queremos tener relaciones.
Pero hay mucho amor del bueno a nuestra disposición, de amor que nos cura el corazón, que cubre nuestras necesidades y que nos hace cantar el alma.
Nos hemos negado a nosotros mismos durante demasiado tiempo. Hemos sido mártires demasiado tiempo. Hemos dado mucho y nos hemos permitido recibir muy poco. Hemos pagado nuestras deudas. Es tiempo
de continuar la cadena de dar y recibir permitiéndonos a nosotros mismos recibir.

Hoy estaré abierto al amor que me llega del universo. Lo aceptaré y disfrutaré cuando venga.