Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

jueves, 15 de agosto de 2013

HIMNO DE LA CREACIÓN. RIG VEDA

La muerte entonces no estaba,
ni nada había inmortal.
Aquello sin aliento, respiraba por su naturaleza:
aparte de ello lo que fuese nada había.
Todo lo existente era vacío y sin forma:
¿Qué había por encima
y qué por debajo entonces?
¿Quién ciertamente lo sepa y declararlo pueda?
¿De dónde nació y de dónde viene esta creación?
Los dioses posteriores fueron
la producción del mundo.
¿Quién sabe, entonces, en donde comenzó
la existencia?
Él, primer origen de esta creación,
si la formó o no,
cuyo ojo controla el mundo desde el empíreo,

Él ciertamente lo sabe, o quizá no...