Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

martes, 9 de abril de 2013

ÁNTON CHÉJOV. LA GROSELLA. Fragmentos

Los cuentos de Chejov son de lectura ineludible, entretenidos, realistas y siempre actuales aún cuando fueron escritos hace siglos. Fáciles de leer, critican con lucidez las costumbres sociales que en muchas ocasiones siguen vigentes en nuestros dias. Recomendadisimo. Os dejo un fragmento de "La grosella"cuento en el que el personaje tiene como único deseo  vivir en el campo y comer grosellas.



{..}El dinero como el vodka hace perder la cabeza a los hombres...Una vez estaba yo en la estación haciendo la inspección de un rebaño cuando un tratante de ganado cayó bajo una locomotora , que le cortó una pierna. Lo llevamos a la enfermería  la sangre manaba a chorros, pero a él lo único que se le ocurría decir era que le buscaran la pierna. Sólo le atormentaba una idea: en la bota de la pierna que perdió tenia veinte rublos "no vaya a ser que se pierdan" ...


{..}Se suele decir que al hombre dos metros de tierra le bastan. Pero esos dos metros le bastan a un cadáver, no a un hombre. También se dice ahora que si nuestra clase intelectual se siente atraída por la tierra y aspira a tener una hacienda, eso es bueno. Pero estas haciendas no son mas que esos dos metros de tierra. Abandonar la ciudad, la lucha, el mundanal ruido, marcharse y desaparecer en sus tierras, eso no es vida, sino  egoísmo, pereza, es una especie de vida monástica, si, pero la de un monje sin devoción. Lo que necesita el hombre no son dos metros de tierra, ni una hacienda, sino todo el globo terráqueo, toda la naturaleza, donde pueda dar rienda suelta a las cualidades y peculiaridades de su espíritu libre. {..}





Antón Chéjov escribió alrededor de doscientos cincuenta cuentos y novelas cortas, pero además fue un gran dramaturgo con obras que ocuparon un puesto de honor en el teatro ruso, antes y después de la revolución bolchevique. Sus piezas teatrales fundamentales son La gaviota (1896), El tío Vania (1898), El jardín de los cerezos (1904), y Tres hermanas (1901).