Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

martes, 12 de febrero de 2013

La Maestra Kwan Yin

La Maestra Kwan Yin
Su nombre significa “La que contempla el (suplicante) sonido del mundo”, es una Maestra ascendida o Bodhisatva cuyo nombre esta asociado al Budismo, Taoísmo y Sintoísmo, conocida como la Diosa del Amor y la Diosa de la Misericordia.
En muchas imágenes, se la representa llevando las perlas de luz
 o la Cintamani: La Joya que colma todos los deseos. También aparece a menudo portando una corriente de agua sanadora, el "Agua de la Vida", que derrama de un pequeño envase. Con esa agua, los devotos y todas las cosas vivientes, son bendecidas con paz física y espiritual. Cuando se la representa llevando una gavilla de arroz maduro o una taza con granos de arroz, es como símbolo de su capacidad de generar fertilidad y sustento. Las representaciones de Kwan Yin, a menudo van vinculadas a las del Dragón, poderoso símbolo de espiritualidad, sabiduría, fuerza y poderes divinos de transformación. Las imágenes portando un loto blanco hacen referencia a su pureza, cuando sostiene en su mano izquierda una flor de loto simboliza la naturaleza Crística que reside en el corazón de todos los seres.

Otros símbolos asociados a Kwan Yin son los Sauces, que se relaciona con el espíritu femenino mediador entre mundos, de sus ramas ella rocía el néctar de la vida divina; Una vasija que simboliza en néctar de la compasión y la sabiduría que son distintivos de los Bodhistavas; Una paloma, símbolo de fecundidad; Un pergamino o libro de oraciones en su mano que representa el Dharma o enseñanza de Buda.

Kwan Yin, es la manifestación del principio femenino, la Madre o matriz Cósmica, similar a otras figuras de culturas y religiones como María en el Cristianismo, Isis en el Egipto antiguo; Tara en el Budismo Tibetano; Shakti, Parvati, Sita o Radha en el Hinduismo.

Ella es en si una Diosa compasiva, sencilla y accesible y trae sus dotes a quien la invoque… mas allá de los rituales buscándola en su propio ser, en aquella fibra por que todos estamos hilados y conectados con el universo que es de naturaleza Divina.