Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

viernes, 21 de diciembre de 2012

RETIRARSE. HEXAGRAMA 58

Tiempo de recogimiento.

Tiempo de serenidad. Felicidad en la rectitud.

La calma y la sonrisa aseguran el éxito en la relación con los demás, y en la solución de todo problema, porque nos permiten ser objetivos, nos tornamos disponibles, revelan el equilibrio y la claridad de ideas. 
Tiempo de meditación y sabiduría. Tui invita a reflexionar sobre lo que se ha hecho antes de poner en marcha nuevos asuntos, pero sin dramas y sin remordimientos, sino con la serenidad de juicio necesaria en toda decisión de la vida.

Hablan las imágenes.
Aguas tendidas una sobre la otra. Tiempo de recogimiento. Sólo él puede reunir a muchos amigos para meditar e instruir

Esta imagen, una de las mas gentiles y bellas de todo el texto, habla de la amistad, de los contactos a alto nivel intelectual; describe un gozoso circulo de sabios amistosamente reunidos para discutir problemas. El intercambio de pensamientos, la ayuda reciproca, la afectuosa intimidad con las personas queridas, hacen que la jornada se llene de una alegría que está entre las mas raras. Esas "aguas tendidas una sobre la otra" son una fantasía tan intrépida que llegan a producir vértigo  la quieta conversación con los amigos nos recuerdan dimensiones cotidianas, pero dimensiones que constituyen la felicidad de unos pocos elegidos, la felicidad de la sabiduría.

He disfrutado mucho leyendo este I ching, que por otra parte es el que me ha  salido como respuesta a la pregunta sobre el próximo año 2013. 
Hay diferencia en las interpretaciones, para algunos traductores es la época que corresponde al otoño y lo argumentan con la alegría que rebosa en sus lineas y que asocian al tiempo de cosechar. A mi me ha parecido mucho mas acertada la interpretación de Judica G. Teniendo en cuenta que lo consulté ayer, unas horas antes del solsticio de invierno. Además particularmente me encuentro en ese periodo de recogimiento, de retirada, de apacible descanso.

El primer nueve. Alegría y serenidad. Fortuna

La calma interior encanta, fascina, ata a cualquiera que recoja su reflejo luminoso. La paz de los sentimientos y de los sueños conforta a quien llega, saluda a quien se aleja dejándole siempre un recuerdo dulcísimo. Una condición que hay que defender, y vivir en su plena belleza, para recordarla luego como un momento de milagrosa perfección.