Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

martes, 14 de febrero de 2012

“Pensamientos cotidianos”


¿Queréis ayudar, apoyar a vuestra familia, a vuestros amigos? Esforzaos en elevaros hasta el mundo divino para recoger la paz, la luz, y volved a continuación para distribuirlas. ¿Qué puede aportar un hombre débil, pobre e ignorante? Incluso, poniendo todo su buen corazón, a menudo sólo agrava las cosas. El único medio de ayudar a los demás, de salvarlos, es volver cada día arriba, a nuestra Patria celestial, que hemos abandonado por un tiempo, y allí, amontonar los tesoros que les llevaremos. Si no, ¿de qué naturaleza será esta ayuda?
Ciertamente vosotros mismos habéis hecho esta constatación. Sí, ¿no hay algunas personas a las que preferís no hablarles nunca de vuestras preocupaciones, porque sabéis que, bajo el pretexto de venir a ayudaros, lo complicarán todo? Entonces, si no queréis ser una de estas personas en quien se evita confiar para no atraer nuevas dificultades, comenzad por ir a buscar en el mundo divino las luces y las riquezas, y podréis después beneficiar a los demás.

Omraam Mikhäel Aïvanhov (1900-86),  “Pensamientos cotidianos”, Editorial Prosveta.