Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

viernes, 27 de enero de 2012

ENVIAR LUZ Y AMOR A TRAVÉS DEL ESPACIO


Observad el sol, meditad sobre el sol siendo conscientes de que, desde hace millones de años, ilumina y calienta la tierra así como a las criaturas que la habitan. Y lo hace sin inquietarse por saber quien se regocija de sus rayos y los recibe con reconocimiento, y quién continúa durmiendo en las cuevas. No se enfada ni se enfurece por el hecho de que los seres humanos no hayan ni siquiera tomado conciencia de que le deben la vida, continúa brillando y dándoles sus bendiciones.

Como el sol, existen seres que envían su luz y su amor a través del espacio, y ellos tampoco se preocupan por saber si las criaturas se benefician o no. Se sienten felices, colmados, toda su alegría está en distribuir sus riquezas en el universo entero. Han comprendido que la felicidad más grande es la que el sol está sintiendo y viviendo: brillar, iluminar y calentar.

Omraam Mikhäel Aïvanhov,  “Pensamientos cotidianos”