Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

sábado, 17 de diciembre de 2011

EL PRINCIPITO. CAPÍTULO XVIII



CAPÍTULO XVIII
El principito atravesó el desierto y no encontró más que una flor. Una flor de tres pétalos, una flor bien vulgar...
- Buen día – dijo el principito.
- Buen día – respondió la flor.
- Dónde están los hombres ? – preguntó cortésmente el principito.
La flor, un día, había visto pasar una caravana:
- Los hombres ? Existen, creo, seis o siete. Los vi de lejos hace unos años. Pero nunca se sabe dónde encontrarlos. Los lleva el viento. Carecen de raíces, y eso les crea muchas dificultades.
- Adiós – dijo el principito.
- Adiós – respondió la flor.