Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

sábado, 15 de octubre de 2011

EL OBSERVADOR

"Antes de que una persona comience a estudiar esta mecanicidad
y todos los principios de una auto-observación adecuadamente
dirigida, deberá hacer primero una resolución irrevocable de desear
ser siempre inequívocamente honesto consigo mismo, no cerrar los
ojos ante nada, no evadirse de lo que pudiera resultar, cualquiera sea
el sitio donde le puede llevar, no temer las consecuencias."
G.I. Gurdjieff