Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

jueves, 21 de julio de 2011

Taller de Byron Katie

Ayer asistí al taller de Byron Katie que organizó, con mucho acierto, la Editorial Faro. Byron es una mujer que emana paz y sabiduría, fue un gustazo verla compartir con un público entregado su método de trabajo para indagar los pensamientos. Método muy recomendable y liberador.
El taller fue gratuito y en un centro del ayuntamiento con un anfiteatro precioso. En prevision del aire acondicionado me llevé una chaqueta y un fular, torpe de mi, se me olvidó el gorro, las botas, los guantes y el plumas hasta los pies. Había pedido una atención especial por causa de mi discapacidad auditiva y no hubo ningún problema en que me situaran en la primera fila, pero ¡oh! ¿como suponen que podria ver los labios de la traductora si la sientan en mi misma fila? Una lectura de labios lateral y con el micro de la traductora delante tapando su boca resultó un cúmulo de posturas incomodas, cabeza va y cabeza viene. Había otras cabezas a mi izquierda que pugnaban por atrapar esa boca en un intento fallido. Los sordos nos comimos un colin. Menos mal que ya conocía su método, que se puede encontrar en las paginas de internet prefectamente dispuesto para el trabajo. Entre el ingles de Byron y el español de la traductora se fue formando una musiquilla relajente que me hizo olvidar por un momento el frío y empecé a caer en una especie de sueño acurrucandome en el asiento.
Una hora antes de que terminara el taller y cuando iba a hacer el trabajo una chica estupenda y sufridora que nos iba a trasmitir a todos su dolor y su ira y a la que Byron iba a dar la vuelta con su magistral método, decidi marcharme. En la entrada todavia había un montón de gente esperando para entrar, el recinto se quedó demasiado pequeño. Una amiga mía se marchó por falta de sitio. En fin que esto como el futbol o los grandes acontecimientos se ven mejor por internet o por la tele. Todavía estoy tomando leche caliente a ver si exorcizo el frío e mi cuerpo.