Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

sábado, 23 de abril de 2011

REFLEXIÓN SOBRE FACEBOOK.

 Me preguntaba mi cuñado, con cierta ironia, si yo creía que a alguien le interesaban las cosas que comparto en facebook. 
Realmente no sé si a alguien le interesa, mi intención no es interesar sino compartir. Seguro que a nadie le interesa que mi lavadora esté llena y mi nevera vacia pero a mi el hecho de escribirlo y que el que quiera lo lea, se identifique o no, me sirve. Hace que mi sentimiento de soledad, ese que a ratos sentimos todos aunque estemos rodeados de gente, ese que a ratos aún con una inquebrantable Fe aprieta como un nudo gris en el centro del pecho, sea menos intenso; que mi pensamiento vuele hasta el otro lado del planeta cuando leo una noticia o que desde el otro lado alguien entre en mi cocina; que perciba el ánimo de otras personas que también quieren compartir y me inunde de compasión, amor o alegría.  Mi experiencia en facebook es positiva.