Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

martes, 8 de marzo de 2011

NO ME GUSTA EL DÍA DE LA MUJER.

Estoy confundida con respecto al día de la mujer. Sé que son pocos y lentos los pasitos que las mujeres vamos dando hacia la igualdad entre hombres y mujeres. Es verdad que murieron sufragistas y que gracias a su lucha ahora en algunas zonas del planeta la mujer tiene derecho al voto además de otros derechos de los que nunca se la debió privar. Todavía se comete el salvajismo de la ablación y los matrimonios concertados por los padres, hay mujeres vendidas como esclavas sexuales, abusadas por sus familiares, amas de casa confinadas en 4 paredes sin opción de movimiento salvo que el marido de su permiso u obligadas a esconder su cuerpo y su pelo entre trapos oscuros y carcelarios. Diariamente aparecen en las noticias mujeres asesinadas por sus maridos. La historia está llena de atrocidades contra la mujer, promovidas especialmente por los grupos religiosos de todas las épocas, por supuestos libros sagrados en los que un dios inventado por el hombre considera pecaminoso todo lo relacionado con la mujer. Queda tanto por hacer. Remover conciencias, cambiar interiormente cada uno de nosotros, mirar cara a cara a la realidad, sin cuentos convenientes. Hombres y mujeres somos parte de un mismo Todo. Celebrar un día de la mujer es como constatar que somos habitantes de segunda categoría, algo contra lo que hay que luchar como el día del Alzheimer o del cáncer.

No me gusta lo del Día Internacional de la Mujer. Preferiría que siguiera siendo el Día de la Mujer Trabajadora. O mejor DÍA INTERNACIONAL DE LA IGUALDAD DE GÉNERO.