Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

martes, 29 de marzo de 2011

ALGO SOBRE EL AMOR

Quería escribir algo sobre el amor, pero ya sé que lo que yo entiendo por amor es algo enfermizo y malsano. Una parte de mi se ha quedado encallada en ese amor de adolescencia, en el amor de fotonovelas y cuentos de hadas. Otra parte ha evolucionado y soy capaz de sentir el Amor como algo poderoso y bondadoso mas allá de la Creación. En ocasiones me cuesta amar a mis hermanos, seres humanos a los que juzgo por sus errores en vez de por sus aciertos, básicamente por su conducta destructiva y autodestructiva, pero no me separo, yo soy parte del mismo paquete. Bien, está en nuestra naturaleza, es la lucha por la supervivencia. Dios es el responsable Último. En fin que ando muy lejos del Océano y sin embargo vivo en él. Me ha gustado mucho el mensaje de Tony de Mello que comparto.

Un Mensaje de Anthony de Mello sobre la Dependencia
In Amor, In Causa y Efecto, In Conciencia, In Desapego
¡El amor no es compartir nuestra soledad! El amor no es deseo, no es fijación.
Apasionarse es el exacto opuesto del amor.
Cuando el ojo está limpio, el resultado es la visión. Cuando el corazón está limpio, el resultado es el amor.
Hablamos de lo que el amor no es y llegamos a la conclusión de que no puede ser dicho lo que el amor es. No se puede decir.
Amar significa, al menos, claridad de percepción y precisión de respuesta. Ver al otro claramente como es. Eso es lo mínimo que puedo pedirle al amor.
El amor es una sensibilidad que te capacita para escuchar todos los
instrumentos, precisamente porque uno despertó más hondamente esa sensibilidad.
Y la armonía se logra cuando juntos estan disponibles y sensibilizados para escuchar las melodías.
Oír un solo instrumento de la sinfonía del amor es privarse de la armonía del concierto. Amar es escucharlos todos.
El amor no es una relación. Es un estado del ser. El amor existía antes que cualquier ser humano. Antes de que existieses, el amor ya existía.
Amar es como oír una sinfonía. Ser sensible a toda esa sinfonía significa tener un corazón sensible a todos y a todo. ¿Puedes imaginar que una persona oiga una sinfonía y sólo escuche los tambores? ¿Dar tanto valor a los tambores que los otros instrumentos queden casi apagados?
Un buen músico, que ama la música, escucharía cada uno de aquellos instrumentos; él puede tener su instrumento favorito, pero los escucha a todos.
Anthony de Mello