Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

miércoles, 15 de diciembre de 2010

MOMENTO

Que momento. Para contarlo en twiter. Dios mio que me pasará. Cual será la tara que me lleva siempre a elegir al hombre equivocado, al que ni siquiera se ha fijado en mi. Le doy vueltas y mas vueltas y leo y leo y siempre lo mismo. Recrearé el modelo paterno? el materno? seré adicta al sufrimiento? el sentimiento de ser abandonada o no elegida me ofrecerá alguna compensación inconsciente?. Me acaban de espetar un rotundo NO en toda la cara que me ha dejado patas arriba como una cucaracha impotente. Ahora mismo soy incapaz de mantener una mínima conversación, de atender mínimamente mis asuntos. He salido de una reunión nada mas llegar con la excusa de no encontrarme bien. Cosa que es cierta. Estoy herida en mi orgullo y mi vanidad, mi autoestima esta por los suelos. Como una cucaracha espero el pisotón que termine con mi vida. No es que él me importara mucho pero mi mente ha estado entretenida, hasta delirante y me duele haber caido de nuevo en ese juego. Y no me queda otra que ser agradecida, una nueva lección un nuevo maestro y la asignatura sigue pendiente.
No quiero aprender mas. Me rindo.