Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

sábado, 14 de agosto de 2010

COSAS MIAS. FUEGO

...FUEGO SOY QUEMO ME ABRASO.
Tendría que buscar entre cuadernos amarillos el resto de este poema que mi memoria olvidó.
En el año 86 quise librarme de un pasado que pesaba y empezar una vida nueva y ligerita. Se me ocurrió que quemar mis cuadernos seria una manera simbólica de resurgir de mis cenizas como el ave Fénix. Hice una fogata en el patio de mi casa y me despedí del viejo yo que vivía entre esas páginas. Mi madre protestó de mil maneras. Con una de sus frases favoritas "estás loca" volvió a hacer que me sintiera culpable por algo que a mi me parecía natural. En fin si hubiera arrojado a mi madre a aquella diminuta hoguera sí que mi vida hubiera cambiado.