Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

miércoles, 9 de junio de 2010

HANG. LUNA CRECIENTE

Cada cambio de estación cojo mis tres monedas las lanzo al aire y pregunto al oráculo qué cosas positivas se me avecinan en este nuevo periodo.
El I ching me acompaña desde siempre. Cualquier autor me gusta, pero disfruto mas con la lectura de Judica Gordiglia, quizás por el tono místico espiritual mas que profético y moral que empapa todas sus lineas.
Pues bien, me ha tocado el exagrama 32. Hang. Luna Creciente. Muy bonito. Parece que seguiré siendo yo, con los mismos temas por resolver, las mismas inquietudes y los mismos anhelos, me invita a la constancia y la perseverancia.
Luna Creciente
El significado que mejor ilustra el pensamiento chino, de difícil traducción, es precisamente el de Luna Creciente, no porque defina un determinado periodo del mes o un fenómeno natural, sino porque se trata de algo que no cambia. que regresa puntualmente, que es constante en sus fases de alternada presencia. En realidad, Hang es todo lo que dura en el tiempo, lo que es habitual pero regulado, preciso, indiscutible: es una norma de la naturaleza a la que muchas otras leyes pueden referirse sin el riesgo de las contradicciones.
El ideograma no expresa lo cotidiano en el sentido occidental, no se trata de una impresión individual del Tiempo sino que es el Tiempo mismo en su haber y en su ser. Los sabios chinos siempre han preferido ver en el Tiempo un conjunto de eras, de estaciones, de épocas, y en el Espacio, un conjunto de ambientes, de climas de orientes, mutables e inmutables a su manera, entidades autónomas, estáticas en su mutación periódica (o logística). Este es Hang, difícil de entender en profundidad, pero que lleva un mensaje importante para cada hombre y sus casos: el de la constancia.

He encontrado aquí un excelente trabajo sobre Hang.