Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

jueves, 4 de junio de 2009

LA SACERDOTISA. TAROT

Si pienso en la Sacerdotisa o la Papisa, carta numero 2 del tarot, se me vienen a la mente ideas contradictorias. Por un lado es una mujer joven, inocente y casta, a través de la cual se expresa la Inteligencia divina. Tiene la facultad de conexión con el Ser Supremo, no por que ella lo haya elegido sino por que es un canal natural. En este sentido la Sacerdotisa puede ser cualquier mujer u hombre sin experiencia ni conocimiento y carente de toda sabiduría pero muy intuitiva.
Por otra parte la Sacerdotisa me inspira un sentimiento de poder, de conocimiento mas allá de los limites que impone la normalidad o la ignorancia. Es una mujer madura, asentada, segura, conectada por decisión propia con las energías mas sutiles, con el Ser Supremo. Puede ver, porque esta decidida a ver las cosas como son, incluso a trascender las apariencias. La Sacerdotisa tiene poder para decidir, aunque la mayoría de las veces reusa hacerlo, ya que siente la dualidad de cualquier situación. No interviene, simplemente deja hacer, que las cosas ocurran aunque el resultado sea aparentemente positivo o aparentemente negativo.
Adivinar por el significado de esta carta es harto complejo, limitarme a decir que es una rival, o una consejera, una amiga o una hermana, una prostituta o una madre, una amante o una vecina, que indica soledad o soltería o viudedad, o promiscuidad o buena compañía, no seria justo. La sacerdotisa es nuestra voz interior. Podemos encontrar muchos significados adivinatorios para esta lamina llena de simbolismo y en cada tirada puede hablarnos de cosas muy dispares.
Os invito a meditar con esta carta.
Buscad un lugar cómodo y tranquilo, sacad la lamina del mazo y colocadla delante de vosotros, mirad fijamente la imagen de la Sacerdotisa, respirad conscientemente y con cada respiración sentid como os vais convirtiendo en ese personaje. Ponéos su ropa, notad si estáis cómodos en su piel, que siente la Papisa. ¿Tienes sensación de liviandad o de pesadez? fíjate bien en aquello que quieres conservar, en las cualidades de la Papisa que te gustaría tener, y fíjate tambien en aquello que no te guste, suéltalo, hazte un traje a tu medida. Tú eres la Sacerdotisa, conversa, pregunta lo que te inquiete, ¿qué tengo que aprender de esta situación? las respuestas llegarán de inmediato. Tu tienes el poder.
Maite Galiana 4-6-09