Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

viernes, 6 de febrero de 2009

SEXO SAGRADO. TANTRA

TANTRA
"Tantra" es una palabra del sánscrito que se traduce como "entrelazamiento" o "expansión".

El tantrismo constituye una filosofía y un estilo de vida que supone la utilización consciente y creativa de la energía sexual con el fin de traspasar los limites del yo individual. Liberando esta energía se intensifican las sensaciones de felicidad y bienestar de cada momento, en todos los aspectos de la vida, incluyendo la sexualidad. Significa la aceptación de las emociones de apertura a las experiencias vitales. La práctica del tantra se realiza mediante diferentes herramientas: la repetición de mantras (sonidos y palabras místicos), el estudio de yantras (formas geométricas que simbolizan las diferentes fuerzas de energía), la adoración e invocación de deidades, prácticas rituales, yoga, técnicas de visualización y de meditación...Todas se llevan a cabo con el fin de despertar nuestros sentidos y estimularnos física y mentalmente para alcanzar la iluminación y la comprensión de la unidad cósmica.
El tantra entiende la unión sexual, MAITHUNA, como un ritual en el que se utiliza el amor físico para avivar la kundalini (energía latente en la base de la columna vertebral) y conducirla hacia arriba a través de los chakras (centros de energía) del cuerpo físico, hasta la coronilla. De esta forma se consigue alcanzar el éxtasis espiritual.
El tantrismo representa la unión sexual del hombre y la mujer como la unión de Shiva y Shakti, las divinidades que representan las fuerzas contrarias, lo masculino y lo femenino, lo positivo y lo negativo.
La tradición hindú considera a Shiva como uno de los tres aspectos del ser supremo: Brahma, el creador; Visnú, el conservador, y Shiva, el destructor.
Desde el punto de vista tántrico, la destrucción debe entenderse como el paso previo para la renovación. Shiva representa también la capacidad reproductora, de regeneración y recuperación; por eso su símbolo es el lingam o falo.
El simbolo bajo el que se representa a Shakti es el yoni o vulva, que puede adoptar múltiples formas.
Shiva y Shakti residen, ambos, en el interior de cada persona. Cada uno está situado en un centro de energía o chakra: Shiva, en el que corresponde a la coronilla, y Shakti, en el de la base de la columna. Cuando ambas fuerzas se unen, se alcanza la liberación del espíritu.
El tantra es continuidad, participación en la metafísica de la vida, los amantes tienen que crear el misticismo en su relación, usar su fantasía erótica para entender mejor la sabiduria del tantra.
La persona que quiera iniciarse en el amor tántrico, debe reunir dos cualidades básicas: el Bakti (la fe o devoción) y el Shakti ( la Energía Divina de la Creación); ambas son imprescindibles para evolucionar en el camino del amor espiritual. La fe convierte lo imposible en real, fortalece la autoestima, evita que dudemos sobre nosotros mismos y nos dirige hacia nuestros objetivos. Es un sentimiento profundo, inexplicable pero real. El erotismo aviva la fe y la fe puede convertir una relación erótica física en una unión suprasensual entre un "dios" y una "diosa", las esencias de nuestro espíritu.
El segundo elemento para la evolución es el Shakti, la Energía Divina de la Creación, el principio femenino en su mas alta expresión. Es el poder del cambio, de transformación, energía liberadora y exaltadora que conduce al éxtasis, a la satisfacción plena y total. Es el poder orgásmico, la fuerza sorprendente de la introspección. Se encuentra concentrado principalmente en la mujer esa fuerza que le permite parir y defender la vida de sus hijos con una fuerza y valor inusitados.
Todos, hombres y mujeres, llevamos en nuestro interior una mujer, una Shakti, que brota en forma de energia sexual.