Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

Te traigo el Ojo de Horus, para que tu corazón pueda alegrarse ...

martes, 7 de octubre de 2008

El MAGO

{....El Mago no vive para las opiniones ajenas. El es su propio Dios y consigo mismo se entiende; ante él mismo se rinde cuentas, porque está en sintonía con Dios.
El Mago no establece "compromisos" con nadie que esté bajo su nivel de conciencia, sin embargo, a todos ama y ayuda a su manera. El Mago puede utilizar el disfraz que prefiera para desempeñar su labor. Siempre se las arregla para que lo dejen trabajar tranquilo.
Hay lobos disfrazados de ovejas, pero también hay ovejas disfrazadas de lobo... aprenden a hablar "en lobo".
Bueno, también los lobos necesitan ayuda, pero no hablan "en oveja"...
Un Mago suele ser impredecible, porque aquel que es demasiado predecible es manipulable.
Todas estas cosas las hace el Mago para tener más Libertad para su labor de servicio, que no está dirigida a unos pocos.
Si el trabajo del Mago resulta bien, no puede vanagloriarse, porque sabe que sus obras no son suyas, sino de Dios.
Cuando el Mago ha realizado un buen trabajo, muy pocos comprenderán que fue él quien lo hizo, o que a través suyo se hizo.
Pero si en el mundo no hubiesen algunos Magos, la humanidad perdería el juicio en pocas horas.
Porque el Mago es el motor de la evolución de la humanidad.
Tampoco en este caso el mérito es suyo, porque él es un simple canal de Dios.....}
E. Barrios "El Maravilloso Universo de la Magia"